PNL y el deporte

La PNL o Programación Neurolingüística se ha convertido en una herramienta imprescindible para el trabajo de los entrenadores y deportistas, brinda respuestas concretas al mejoramiento de la comunicación interna y en el trabajo de los equipos.

El deportista debe poseer la apertura y humildad de entender que debe estar dispuesto a seguir aprendiendo y en esta época el aprendizaje continuo será una parte más de su trabajo.
Provee técnicas probadas para optimizar los procesos mentales y mejorar la manera de comunicarse, incentivando la flexibilidad del comportamiento, el pensamiento estratégico y el logro de resultados extra-ordinarios en el cumplimiento de los objetivos y metas planeadas.
El nombre Programación Neurolingüística incluye los siguientes tres conceptos:

PROGRAMACIÓN: es un término tomado del campo de la informática que sugiere que nuestros pensamientos, emociones y acciones son como programas, que pueden ser cambiados según el momento y la situación en que nos encontramos.

NEURO: todo comportamiento proviene de nuestros procesos neurológicos de visión, oídos, olfato, gusto, tacto y sentimiento. Tomamos contacto con el mundo a través de los cinco sentidos, damos “sentido” a la información y actuamos en función de ella.

LINGÜÍSTICA: se refiere al lenguaje, en tanto sistema de significación que nos permite comunicarnos, la adquisición de esta herramienta es básica para toda interacción social porque las palabras crean significado a partir de la información sensorial.

La PNL tiene que ver con las conductas específicas que los humanos emplean cuando piensan, hablan y desarrollan comportamientos con el objetivo de generar resultados específicos.
A nivel personal la PNL nos ayuda a alcanzar nuestras metas, ya que nos proporciona un modelo para conocernos mejor internamente, manejando nuestros procesos mentales y nuestras emociones y así poder alcanzar un rendimiento de excelencia dentro y fuera de la competición.

En tanto que a nivel grupal la PNL, nos brinda una serie de herramientas para:

  • Mejorar la comunicación en el grupo eliminando interferencias entre lo que los entrenadores comunican y los competidores entienden.
  • Aporta herramientas concretas en el proceso de la comunicación interna del grupo, para lograr un entendimiento eficaz y fluido de todos los componentes del equipo y poder coordinar eficazmente acciones conjuntas.
  • Acciona sobre el lenguaje de un modo generativo, no solo nos permite describir lo que percibimos de la realidad, sino que “el lenguaje crea realidades”, porque es básicamente un sistema de representaciones.
  • Colabora en la definición de las metas y objetivos, permitiendo visualizar anticipadamente la imagen exacta del éxito, “la visión”.
  • A partir de preguntas y conversaciones identifica cuáles son los obstáculos que frenan el camino hacia la meta fijada. Acciona sobre las interferencias que no permiten llegar a lograr el objetivo deseado, detecta oportunidades en cada problema.
  • Genera compromiso y define la pertenencia al grupo.
  • Favorece la “sinergia grupal”, allana el camino hacia los objetivos.
  • Explora el mundo interior de los competidores para detectar y disolver aquellos obstáculos en el desempeño de los individuos y del equipo, que no permite desarrollar su mejor nivel de rendimiento.
  • Ayuda a concentrarse mejor, fortalecer el diálogo interno, lograr confianza, motivación y aprender a pensar en la meta, mediante la utilización de técnicas individuales y grupales que ayudan a fortalecer recursos y a reducir limitaciones.

 

 

“El equipo es mas que la suma de los individuos”.