Las creencias-arquitectas de nuestro ser

Las creencias son generalizaciones de la identidad, capacidades, conductas y del entorno. El conjunto de estas forma un sistema

En este sistema orgánico que cambia, muta y se transforma a lo largo del tiempo, puede que se encuentren ciertos virus, que nos bloquean, nos limitan,como creencias pasadas aplicadas que en el presente y futuro ya no sirven.
Experiencias traumáticas,incómodas, de malestar que conceptualizamos, generalizamos y las llevamos como la única verdad a la realidad.
Estos “virus” se mantienen con el olvido de contraejemplos, por otras creencias que los refuerzan y por miedo a perder la identidad.

Anti-virus:
Un buen comienzo es reconocer y DARSE CUENTA cuales son nuestras creencias reflejadas en el actuar, en la forma de comunicarnos, en la forma de hablarnos a nosotros mismos etc. Aquí podremos dar el primer paso para poder separar las que nos potencian, nos hacen sentir bien versus las que nos limitan y nos hacen sentir incómodos o contradictorios.
Ante una conversación interna, pregúntate;
¿Que pensás/creés respecto a lo que sentís/te? ¿Que opinás sobre X?
Llevalas a un papel, anotador, grabación de voz.
Estate atento, cuando te comunicás siempre está ahí tu sistema.

Luego de darnos cuenta se pueden modificar, reforzar, reducir, focalizar en determinado ámbito etc, con varias técnicas que se viven en los cursos de PNL, donde el proceso de aprendizaje consta de conocer las herramientas y lo más importante, llevarlas al campo de la acción o “pasarla por el cuerpo”.

Si estás leyendo esta nota es un gran paso para que te des cuenta y te sugerimos que te des el permiso de estar abierto a dudar y poner en revisión viejas creencias que forma tu realidad actual para tener una mejor calidad de
vida, en tu plano profesional y personal